domingo, octubre 24, 2010

Disciplina

Me asomo al arroyo y en el balanceo de tu murmullo, nace de la burbuja tu mirada y esa pregunta que me enloquece. Tu latido, dentro.
Me asomo al filo del amanecer sin pensar en el peligro de estar aqui, contigo.
Esas lágrimas ensordecen cualquier pensamiento. Sientes el temor, dudas de la existencia, piensas que ni siquiera estoy. Nada es real, todo es vapor de este instante. Disfraces de agua, de risa, de multitud.
¿Acaso no son las sirenas las termitas de mis sueños? De dónde vendrá ese deseo, hambriento, de todo...
No es cuestión de cerrar los ojos. Es mejor cuando los tienes abiertos, ves la realidad más cómo te la hacen ver. Pero con un poco de imaginación, puedes pintar un nuevo cuadro, con todos sus colores y matices, sombreados allí donde el sol cae de la tarde y mucha luz en las mañanas donde el mar canta para ti, con su rumor a la estrella que en breve nacerá.
Los amaneceres serán diferentes.
El agua podría volverse más clara. Sentirla pura y llena de vida.
Todo es cuestión de visión.
Ya se cómo mirar adelante aunque me equivoque en cada palabra, en cada pensamiento. No importa porque nadie escucha estas palabras, nadie entiende este comienzo y este final.
Deambulas tranquila, ciega por las preguntas sin respuestas y todas aquellas tantas cosas que no tuve el valor. Y seguiré adelante, con o sin esos vaivenes, resistiendo con todas las lágrimas que se atragantan cuando a punto está de desbordarse. Respiro, porque necesito vivir.
No soy Van Gogh para pintar la noche estrellada con espirales por estrellas, sólo visiono la realidad que me ha tocado vivir y que dia a dia construyo con mi locura.
Sóla quedará la poesía cuando sea abandonada por el amor. Lejos quedará la humanidad cuando se marche la ilusión.

Siento frío, y no me pidas que abrace el silencio
quedarán las brasas de un fuego.
Siento frío, porque se desvanece el calor de tus manos,
no me pidas que me entregue al vacío.
Y tengo frío, cuando dejas tan sólo tu sombra
y eres algo que nunca serás.
Habrá tristeza, lejanía, nostalgia y demás naufragios,
al otro lado del mar.
Tanto frío... Cubriré de arena tu ausencia,de chocolate y amigos,
más quedará el compartir sin rumbo,
tan de nadie, tan sin ti, sin sentido.
¿Cómo haré sin quererte? Siento frío.
Tendré que borrarte las huellas, construirte un recuerdo,
abrigarme de otras.
Tendré que aferrarme a la brisa que aún no viví.
Creer que mañana es un mundo habitable,
buscar horizontes, pensarte feliz.
Bastará con saber que te quise, quedará que decida la vida,
que otro viento me cure este invierno, que me presten las alas de vuelo.
Tal vez todo esto no tenga ningún sentido, o tal vez lo tenga, o tal vez...


...Quiero que todo lo tuyo, lo mio, lo nuestro, no vuelva a a ser algo incomodo.

1 comentario:

Marlene dijo...

"Ya se cómo mirar adelante aunque me equivoque en cada palabra"
Wow!! desde ayer estoy tratando de explicar lo que significó esta palabra para mi... y aún no puedo.

Hace días me dijiste que te habias quedado petrificada con mi escrito. Bueno, ya sé lo que se siente.. yo estoy emocionada, petrificada, embelesada con este escrito ... a pesar de lo agridulce que se queda en el corazón al leerlo.

Y tu otro texto, el de las letras más pequeñitas. Ufff! es simplemente poesía pura... cada línea es perfecta y expresa muy bien el modo en que te sientes, y sentirte y percibirte así, me pone triste... pero me deja admirándote aún más, por todo lo que tu corazón es capaz de transmitir utilizando tus manos :)

Un besote, mi admiración y mi cariño
Mar