viernes, agosto 17, 2007

La circunstancia se hizo casualidad.


Has sido algo caído del cielo, mi aurora boreal, tan viva y tan lejana, has sido ese oxigeno necesario, ese que me falta antes de verte, ese que me das cuando sonríes.
Al igual que caíste del cielo, sin que yo te lo pidiera, tienes la libertad para subir, aunque yo no quiera, auque tú no lo pidas, aunque no sea necesario que te vayas para echarte de menos.
He dado por ti cosas que por nadie he dado, porque tu mirada me pedía que lo hiciera, porque volví a sentir que me temblaban las piernas cuando me besabas, porque mi cuerpo lo necesitaba, he necesitado tu calor como si fueran tus manos mis costillas, ayudándome a exhalar otro suspiro más que me llene de ti.

Sé que he querido decidir tu vida por no sentirme vacía, se que sería tan complicado llenar tu vida de mi, como intentar tirar al mar todo lo que siento, como intentar dibujar el aire…
Sé que estas asustada, y que yo esté segura no cambia que tú no lo estés, y sé que todo esto son fases de la vida, quetodo esto no tiene billete de vuelta, que a veces el viaje es difícil, pero que siempre llega a su destino, y quizás este no sea el nuestro, quizás este sea el final del trayecto.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hacía tiempo que no escribias, pero más aún que no escribias sintiéndolo de verdad, se nota en cada palabra... quizás hasta más madura

org@smo dijo...

Me alegro por tu vida... mientras me perturba un poco la mia...

un beso y mil más te extrañaba al leer...

Gatazul dijo...

Los billetes de ida, a veces, tienen un billete de vuelta...que a veces nos encontramos en el bolsillo de la camista, así, sin más...